Juicio Político

Por Juan Carlos Méndez Ramírez

Los carniceros de hoy, serán las reses de mañana…” así reza un refrán que hoy en día recorre los pasillos de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Baja California Sur, como una marca fronteriza que exhibe la soberbia de quienes no entendieron que el servicio publico es para servir a la gente y no para servirse.

La denuncia ciudadana de Juicio Político presentada en contra del Licenciado Elías Manuel Camargo Cárdenas, en funciones de titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), están fundadas y motivadas en un amplio catálogo de datos de prueba que soportan las conductas desplegadas por el titular de ese Órgano Autónomo Constitucional local.

A Elías Camargo desde que la malograda bola de rufianes que se ostentaron como diputados locales en la anterior legislatura, incluyendo al “zángano” panista José Luis Perpuly y la entonces mafiosa bancada de Morena encabezada por Milena Quiroga y la iletrada Petra Juárez Maceda -en calidad de presidenta de la Comisión de Derechos Humanos- lo impusieron como presidente de la CEDH, se sabía que no tendría la capacidad para sacar adelante a ese órgano autónomo, toda vez que se les advirtió de su pésimo carácter, su adicción al Dios Baco y su conocida tendencia al ocio y la irresponsabilidad, ya que antes había ocupado un cargo en el gobierno del estado como director de un área en el DIF, mismo al que le tuvieron que solicitarle la renuncia con carácter de irrevocable por prepotente, acido y mal servidor público, amén de no ser un sujeto de confianza porque es bien sabido que a capricho se cambió del PRI al PAN, para luego por su oportunismo enfilarse en las huestes de Morena y con ello aprovechar como “buitre” para conseguir alguna chamba.

La situación que pesa sobre Elías Camargo tiene que ver al mismo tiempo con la omisión para cumplir con la obligación que le impone la Constitución para  investigar y recomendar a las autoridades a las que se  acredite  alguna violación a los Derechos Humanos. 

Actualmente la administración de Elías Manuel Camargo Cárdenas se encuentra plagada de violaciones a derechos humanos en manos de su propio titular, en virtud de que, en la denuncia de Juicio Político, presentada ante el Congreso del Estado desde la semana pasada, se encuentra puntualmente acreditado   que esa autoridad -CEDH- se ha dedicado a   destruir expedientes de queja, con la intención de proteger   graves violaciones a los derechos humanos que involucran a integrantes del Sistema Estatal de Seguridad Publica,  en claro detrimento de los Derechos de la Víctimas que han acudido en busca de Justicia a ese Órgano Autónomo Constitucional.  Una situación muy delicada por que se sabe que Elías, además intimida con mandar “lastimar” o “reventar” a quien le cuestione, para lo cual es cotidiano enterarse de sus expresiones como el que va a contratar a sujetos bajo alguna paga, para enviarlos a “madrear para que dejen de estarme chingando…

Foto del (Diario El Independiente)

Llama la atención que en la demanda de juicio político que formuló y presentó Juan Manuel Alfaro Castro, en contra de Elías Camargo Cárdenas se  denuncian conductas  de construir pruebas y falsear hechos atribuidas a diversos   servidores públicos al mando del Presidente de esa institución,  pues  consta y además se encuentra  acreditado, que  esa autoridad manipula a su favor a los  integrantes del Órgano Interno de Control, a  la Directora de Quejas,  a La Visitadora Regional de  la Paz,  a la Directora de Atención a Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos, todos servidores públicos subordinados al titular, cuyos  testimonios fueron utilizados ilegalmente  para respaldar y defender  denuncias penales presentadas en contra de Juan Manuel Alfaro Castro, con la finalidad de impedir  a toda costa la defensa de los derechos humanos en Baja California Sur.

Desde que llegó a esa responsabilidad, barrió con todo y con todas y todos, al despedirlos sin motivo alguno, incluso a los mismos que contrató y que con el tiempo no se prestaron a sus “caprichos voraces”, pues hoy gracias a la denuncia que pesa sobre su persona ante el Congreso del Estado se conoce que  la corrupción que priva al interior de esa institución es alarmante; toda vez que se encuentra acreditado que el Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, haciendo gala de mala fe, aparta al Consejo Ciudadano de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, con la intención de evitar contrapesos, y así poder atribuirse un salario de más de 148,000.00 (ciento cuarenta y ocho mil pesos moneda nacional 00/100), lo que ha llevado a la ruina económica y moral a  esa Institución de buena fe conformada  para defender los Derechos Humanos de los Sudcalifornianos.

En efecto, la destrucción de una institución protectora de los derechos humanos, incluyó desaparecer la Dirección de Atención a Víctimas, en una conducta tendiente a proteger las violaciones a Derechos Humanos, al impedir que fuera emitida una recomendación que se encontraba   destinada a exigir la reparación del daño de 17 víctimas, entre ellos 4 menores de edad,  lo que llevó  a esa servidora pública a fabricar un dictamen en psicología para recabar prueba ilícita en busca de acusar de tortura   a quien en su momento fungió como Primer Visitador General de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California Sur. 

Puede agregarse la implementación de una política punitiva, que terminó por debilitar  a una institución, ante laremoción, separación o despido de un total de 12 (doce) visitadores adscritos a ese órgano autónomo constitucional, circunstancia que condujo a  la violación constante y sistemática de  los derechos humanos  de múltiples integrantes adscritos a ese  organismo y en claro menosprecio a las víctimas asentadas en  el Municipio de  los Cabos y  el Valle agrícola de Vizcaíno, al desaparecer las Visitadurías Regionales que funcionaban en ese lugar, con la idea de “no molestar al poder” 

Mas delicado es que,  utilizando su nombre y su posición, con una actuación plagada de mala fe, solicita  se active el Protocolo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas,  haciendo alarde del poder que le confiere el cargo,  Elías Manuel Camargo Cárdenas,  respaldándose  en  hechos  que el mismo inventó,  activa en su favor y de forma injustificada  una  herramienta diseñada para proteger la vida e integridad de las verdaderas víctimas defensoras de derechos humanos.   

En ese sentido, la  ilegal solicitud de protección formulada por el titular de ese  Órgano Autónomo Constitucional, produjo que más tarde se  manifestara el   Director General para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, solicitando se adopten una serie de medidas tendientes a proteger la vida y la integridad de Elías Manuel Camargo Cárdenas, en lo que se percibía como un  claro fraude a  las instituciones, en virtud de que   ese funcionario inventó hechos, para enseguida asumirse como  víctima con la idea de  beneficiarse.

No se puede ocultar que Elías Manuel Camargo Cárdenas, utiliza indebidamente recursos públicos, designando asesores jurídicos particulares a los integrantes del Órgano Interno de control, de modo que presionara al Ministerio Público para impulsar cuatro carpetas de investigación y tres procedimientos administrativos en contra de Juan Manuel Alfaro Castro, con la finalidad de perseguir e  impedir que se continuase con la función inherente a un Visitador de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Baja California Sur.

Cabe destacar,  que la Constitución de Baja California Sur en conjunto con la Ley Orgánica del Congreso del Estado, faculta a cualquier ciudadano, bajo su más estricta responsabilidad y mediante la presentación de elementos de prueba, para ejercer el derecho de poner en conocimiento del H. Congreso del Estado, hechos por los cuales se deba de instruir el procedimiento relativo a juicio político, cuando algún servidor público incurra en actos u omisiones que redunden en perjuicio de los intereses públicos fundamentales o de su buen despacho. 

La conducta de Elías Manuel Camargo Cárdenas,  al frente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos  va en contra de los intereses públicos fundamentales y del  buen despacho de ese   Órgano Autónomo  Constitucional, en vista de que de la actuación de ese funcionario,   se advierte un evidente   ataque a  una institución democrática como lo es la Comisión Estatal,  lo que afecta y causa  un  grave trastorno en el normal funcionamiento  de  ese organismo protector  de los derechos humanos de todos los  sudcalifornianos. 

Dice dijo Heráclito, que lo único eterno es el cambio. Tan dialéctica es la vida. En la pradera humana que construimos, es cotidiano observar que llegamos al punto en que hoy puede ocurrir cualquier cosa que, en el pasado, no hubiésemos imaginado. Por ello los carniceros de hoy, serán las reses de mañana, porque la miseria humana no tiene límites; y el discurso del odio que divide y polariza, tarde que temprano se revierte; y con el tiempo los carniceros y reses intercambian papeles, mientras estén con vida política…

Recibo sus comentarios en bcsmonitoreo@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s